Informe de Tiempo a Solas en Zimbabue

A continuación, encontrarán un informe encantador y fotografías del último Tiempo a Solas que se organizó en la oficina de VGR de Zimbabue antes de que el Señor se llevara a nuestro precioso Hermano Gordon a Casa, en la Gloria. Aunque el Hermano Gordon no pudo estar presente, sabemos que lo estuvo de corazón y espíritu, y los jóvenes lo recordaron en oración especial durante esta hora apacible y en la clausura de la reunión.

Este informe es un verdadero testimonio del asombroso efecto que el siervo de Dios produjo en los jóvenes de su país, a los que sirvió tan fervientemente.

El sábado pasado, 5 de noviembre, en la oficina de VGR de Harare, gozamos de un Tiempo a Solas maravilloso con los jóvenes. Aunque varios eventos acompañaron ese fin de semana, un grupo de setenta jóvenes no se perdió la oportunidad especial de una entrevista con el Señor Jesucristo.

Treinta minutos antes de la hora concertada, ya habían empezado a reunirse en el salón de conferencias. Otro grupo grande de jóvenes de las afueras de la ciudad que suelen acompañarnos nos comunicaron que esta vez no disponían de los medios para viajar y asistir al Tiempo a Solas, pero que se reunirían en su iglesia para confraternizar y estar en comunión con el Señor Jesucristo al mismo tiempo que la Novia de todo el mundo. Fue muy grato oír de eso. Recibimos nuevos participantes en cada reunión del Tiempo a Solas, así que siempre invertimos unos minutos en leer la carta que escribió el Hermano Joseph en el comienzo del Tiempo a Solas Mundial, junto con nuestras citas fundamentales del Mensaje en las que el profeta habla sobre las bendiciones y beneficios de pasar tiempo a solas con Dios. Después que el Hermano Ben llevó esto a cabo maravillosamente, estábamos listos para nuestra especial entrevista privada con el Señor Jesucristo.

Casi al instante, un silencio sereno reinó por toda la propiedad, mientras todos buscábamos un espacio especial y cerrábamos el velo tras nosotros. Si gozan del privilegio de reservar un momento único para el Señor, entonces ya conocen las bendiciones que todos disfrutamos durante esta hora especial.

Como siempre, la hora se pasó volando y nos reencontramos en el salón para agradecer colectivamente al Señor. Lo pasamos de maravilla y en la despedida nos quedó bastante miel en los codos para que lamieran los demás creyentes, pues entramos en Su presencia. Después de la oración habitual, también ofrecimos una por un valeroso soldado, el Hermano Gordon, para que el Señor lo restituyera completamente y lo regresara a su puesto del deber. Luego, recibimos una bendición formidable leyendo el testimonio de la Hermana Joy Baxter, sobre la grandiosa victoria que el Señor le concedió durante su Tiempo a Solas en Still Waters.

En la despedida, los nuevos participantes se registraron en YF mientras los otros jóvenes confraternizaban y gradualmente se marchaban a casa.

Gracias a Dios esta bendición es interminable, ¡pues el Tiempo a Solas es diario!

¡Dios los bendiga!

 COMPARTIR


Enviar